Tras años de discusión en torno a la aprobación de la primera pastilla dedicada a estimular el deseo sexual en la mujer, finalmente la FDA, institución responsable de regular los medicamentos en los Estados Unidos, ha dado su visto bueno a la pastilla.
Bajo el nombre de Addyi, se empezará a comercializar el medicamento que es muy distinto a la Viagra, usada por los hombres. Las mujeres deben tomar una píldora por día al momento de acostarse. En cambio, quien padezca de una disfunción eréctil la consume minutos antes del acto sexual.

 

La droga estimula diversos puntos cerebrales y actúa aumentando la dopamina y la norepinefrina. Sin embargo, lo más importante es que disminuye la serotonina, sustancia que en cantidad superior a la media provoca el descenso del apetito sexual.
Esto puede deberse también a la combinación de antidepresivos. Algunos de ellos provocan el aumento de la serotonina, un neurotransmisor en el cerebro, que disminuye el deseo sexual y puede ascender si la mujer está medicada con pastillas para combatir la depresión.

 

La dosis debe suministrarse a la hora de acostarse “para ayudar a disminuir el riesgo de eventos adversos que ocurren debido a posible hipotensión, síncope y depresión del sistema nervioso central (como la somnolencia y sedación). Los pacientes deben interrumpir el tratamiento después de ocho semanas si no reportan una mejoría en el deseo sexual y la angustia asociada”, expresó la FDA en un comunicado.

 

La pastilla que tendrá el colo rosado, tiene efectos secundarios que deben ser evaluados por el paciente antes de recurrir al tratamiento. Los posibles efectos colaterales que comprobó la FDA asociados con el uso de “Addyi” “son mareos, somnolencia (sueño), náuseas, fatiga, insomnio y sequedad de boca”. “La decisión brinda a las mujeres preocupadas por su bajo deseo sexual una opción de tratamiento aprobado”, dijo Janet Woodcock, directora delCentro para Evaluación e Investigación de la FDA.

La-pildora-Addyi-conocida-como_54435892485_54028874188_960_639

Las causas de la disfunción sexual en el masculino tienen que ver estrictamente con lo biológico y está vinculado con la falta de erección del pene. Sin embargo, para ellas el deseo responde a la interacción de las hormonas y la conformación química en el cerebro.

 

La Flibanserina presenta lo que sería un antídoto para esa “falta de deseo” o “Desorden del Hipoactividad del Deseo Sexual Femenino”. Este trastorno se da previo a una etapa clave en la vida de las mujeres: la menopausia. En ese momento de “premenopausia”, ellas desean intimidad fisica, pero sin que apaerzca el apetito sexual. Este fenómeno se presenta en un 7% de las mujeres que atraviesan este período, provocándoles una profunda angustia, según consigna el diario La Opinión.

FacebookTwitterWhatsAppGoogle+Email